La Asociación de Instalaciones Náutico Deportivas de Baleares (Anade) ha reclamado a la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) «medidas concretas» para que la náutica recreativa y deportiva de las islas pueda superar la crisis y contribuir en la medida que le corresponde al desarrollo económico de Baleares. La demanda se expuso en el transcurso de una reunión de la cúpula de Anade, presidida por Patrick Reynés, con el director en funciones de la APB, Jorge Martín, y otros responsables de este organismo celebrada el pasado 18 de mayo.
Anade considera que la recesión está motivada no sólo por la coyuntura económica nacional e internacional, sino también por políticas que, a su entender, «perjudican el turismo náutico y afectan directamente a los concesionarios de las instalaciones náutico deportivas dependientes de la APB», ocasionándoles «pérdidas en sus cuentas de explotación».

Los puertos deportivos de Baleares califican la situación actual de «alarmante» y reclaman al organismo portuario que tome cartas en el asunto mediante, entre otras cosas, la «congelación o revisión a la baja» de las tasas de ocupación de la lámina de agua, de embarcaciones deportivas y de señalización marítima. También pide a la APB que asuma la situación económica y dé facilidades en el pago de las citadas tasas y tarifas sin aplicación de recargos e intereses por posibles demoras, así como que comunique con suficiente antelación (al menos un mes) el incremento en las tarifas de agua y electricidad.

Anade llama la atención sobre el aumento en el volumen de impagados y solicita que que las estimaciones simplificadas de cada instalación (las previsiones de negocio que los puertos deportivos hacen cada principio de temporada y sobre la que adelantan las tasas) dejen de revisarse «al alza» y se realicen a partir de un mismo criterio.
Una de las consecuencias de la morosidad es el abandono de embarcaciones, un problema creciente en los puertos recreativos al que resulta muy difícil hacer frente con la legislación vigente. En un documento presentado ante la APB el mismo día de la reunión, Anade aboga por la creación de un sistema ágil y eficaz y pone como ejemplo el modelo de reciclaje que se aplica desde hace años a los coches abandonados.

En este sentido, también ve necesaria la creación de un reglamento marco para todos los puertos que permita perseguir con eficacia las infracciones cometidas en las instalaciones, dado que los concesionarios, aunque dispongan de unas normas de explotación, carecen de capacidad sancionadora y se ven indefensos ante las conductas de los infractores.
En cuanto a la promoción, Anade insiste en la necesidad de aumentar la difusión de los puertos de Baleares mediante catálogos y la asistencia a ferias, lo que de momento se realiza en colaboración con la Cámara de Comercio y el organismos Ports IB, del que dependen las instalaciones bajo competencia del Govern de les Illes Balears.

La Asociación de Instalaciones Náutico Deportivas de Baleares (Anade) ha reclamado a la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) «medidas concretas» para que la náutica recreativa y deportiva de las islas pueda superar la crisis y contribuir en la medida que le corresponde al desarrollo económico de Baleares. La demanda se expuso en el transcurso de una reunión de la cúpula de Anade, presidida por Patrick Reynés, con el director en funciones de la APB, Jorge Martín, y otros responsables de este organismo celebrada el pasado 18 de mayo.
Anade considera que la recesión está motivada no sólo por la coyuntura económica nacional e internacional, sino también por políticas que, a su entender, «perjudican el turismo náutico y afectan directamente a los concesionarios de las instalaciones náutico deportivas dependientes de la APB», ocasionándoles «pérdidas en sus cuentas de explotación».
Los puertos deportivos de Baleares califican la situación actual de «alarmante» y reclaman al organismo portuario que tome cartas en el asunto mediante, entre otras cosas, la «congelación o revisión a la baja» de las tasas de ocupación de la lámina de agua, de embarcaciones deportivas y de señalización marítima. También pide a la APB que asuma la situación económica y dé facilidades en el pago de las citadas tasas y tarifas sin aplicación de recargos e intereses por posibles demoras, así como que comunique con suficiente antelación (al menos un mes) el incremento en las tarifas de agua y electricidad.
Anade llama la atención sobre el aumento en el volumen de impagados y solicita que que las estimaciones simplificadas de cada instalación (las previsiones de negocio que los puertos deportivos hacen cada principio de temporada y sobre la que adelantan las tasas) dejen de revisarse «al alza» y se realicen a partir de un mismo criterio.
Una de las consecuencias de la morosidad es el abandono de embarcaciones, un problema creciente en los puertos recreativos al que resulta muy difícil hacer frente con la legislación vigente. En un documento presentado ante la APB el mismo día de la reunión, Anade aboga por la creación de un sistema ágil y eficaz y pone como ejemplo el modelo de reciclaje que se aplica desde hace años a los coches abandonados.
En este sentido, también ve necesaria la creación de un reglamento marco para todos los puertos que permita perseguir con eficacia las infracciones cometidas en las instalaciones, dado que los concesionarios, aunque dispongan de unas normas de explotación, carecen de capacidad sancionadora y se ven indefensos ante las conductas de los infractores.
En cuanto a la promoción, Anade insiste en la necesidad de aumentar la difusión de los puertos de Baleares mediante catálogos y la asistencia a ferias, lo que de momento se realiza en colaboración con la Cámara de Comercio y el organismos Ports IB, del que dependen las instalaciones bajo competencia del Govern de les Illes Balears.

Compartir en