El nuevo reglamento de explotación de los puertos deportivas y de zonas portuarias de uso náutico recreativo de competencia de la Comunidad Autónoma de Galicia entró en vigor el miércoles 12 de febrero al cumplirse los 6 meses de su aprobación.

A través de esta normativa, de obligado cumplimiento por el conjunto de los gestores de los puertos deportivos dependientes de la Xunta, se unifica el proceso de acceso a las cerca de 10.000 plazas de amarre de estos puertos y se unifican los criterios de concesión y autorización.

Esta normativa priorizará los proyectos de dotación de instalaciones náuticas que respondan a una demanda real de servicios y que se implanten preferentemente sobre zonas portuarias de uso náutico-deportivo en puertos existentes en primer lugar, puertos deportivos con abrigo natural en segundo lugar y en puertos con abrigo artificial, en último término.

Por otra parte, el reglamento contempla que, en casos excepcionales, se puedan habilitar en estas instalaciones náutico deportivas líneas de atraque para los profesionales del marisqueo y de la pesca y una zona de servicio para uso pesquero, dentro de una ordenación separada de manera acomodada de los tráficos.

A través de esta normativa también se agiliza la gestión de los puestos de atraque en las instalaciones náuticas, ya que permite a sus gestores a realización de determinadas tramitaciones de las autorizaciones temporales de puestos de atraque sin que en ningún caso implique la transferencia de competencias. De este modo se promueve la colaboración de los gestores de las instalaciones en la gestión de solicitudes de plazas de amarre.

La elaboración de un reglamento interno para cada uno de los puertos de este tipo es otro de los aspectos que aborda este documento, estableciendo parámetros de protección y objetivos de gestión que deberán incorporar las iniciativas de actuación sobre los puertos deportivos y las zonas portuarias de uso náutico-deportivo. El objetivo es asegurar la gestión sostenible de los recursos, la conservación del litoral y también la integración  de las obras con el paisaje.

A partir de mañana, los gestores privados de las instalaciones náutico recreativas contarán con un plazo de tres años para adaptar su normativa al reglamento autonómico. Esta norma fue elaborada de manera coordinada con el sector, consensuando las principales directrices e implicando a los gestores náuticos en un proyecto creado para su mayor beneficio.

Compartir en